Vamos por la realización del congreso nacional de la CONAT - Noticias

Feed RSS de la categoría

A casi dos años de haber resuelto la creación de la Corriente Nacional “Agustín Tosco”, hoy resulta necesario proponernos abrir un proceso de debates y objetivos, balancear la actividad realizada y echar una mirada acerca de cómo estamos en la construcción de la misma. Para eso, convocamos a un Congreso de carácter nacional.

Cuando el 29 de mayo de 2009 hicimos el 1º Encuentro con la participación de 130 delegados provenientes de 19 provincias y pertenecientes a 22 gremios, al MTL, a la Mesa Coordinadora Nacional de Jubilados y a la juventud, dijimos con justa razón que nos guiaba la voluntad política por fortalecer el funcionamiento del Partido en el seno de la clase, por recrear la mística comunista a fin de encarar las tareas que nos demanda la etapa, la decisión por llevar adelante las resoluciones del 24º Congreso adecuándola a la realidad concreta del movimiento sindical y territorial y la necesidad de potenciar nuestras propuestas unitarias desde nuestra propia identidad.

Fue sólido el contenido de los debates y finalmente se aprobó por unanimidad la resolución de lanzarse a construir la corriente clasista con el nombre del querido y recordado Gringo Agustín Tosco, capaz de unir al espacio plural cuya acción se basa en los principios del sindicalismo de liberación y desarrollar su acción ideológica, política, sindical y territorial en todo lugar donde esté la clase trabajadora, sea en la empresa o en el territorio, en la CTA o en los gremios que aún adhieren a la CGT, estén sindicalizados o fuera de la estructura.

En sintonía con los conceptos expuestos en la reunión, fue ratificado el criterio que venimos sosteniendo desde la propia fundación de la CTA, es decir, la necesidad de que se estructure una Central autónoma de carácter alternativo. Y a fin de contribuir a la unidad de todos los trabajadores, resolvimos que debemos trabajar fuera y dentro de esa Central aportando a la construcción de alternativa política cuyo retraso afecta a todo el campo popular.

Afirmamos que debíamos potenciar los esfuerzos por elevar el grado de nuestra representatividad en el movimiento obrero, en los sindicatos que aun están dentro de la CGT, en la CTA y entre los no sindicalizados, que son mayoría. Librar una lucha consecuente para que sean elegidos delegados, para que integren comisiones internas, para que pasen a ser miembros de las direcciones de diferentes sindicatos, todo lo cual requería una atención regular y permanente.

Tomamos nota que la tasa de sindicalización en nuestro país apenas llega al 23 % de la población económicamente activa y que en mas del 80% de las grandes empresas los trabajadores carecen aún de representación dentro de las mismas por falta de libertad sindical. Que el bajo nivel de afiliación se debía a que entre los trabajadores ocupados existe un gran sector que está en negro, otro sub-ocupado, otro flexibilizado o con contratos individuales, es decir, consecuencias de la acción depredadora del neoliberalismo que introdujo la fragmentación, la dispersión, la tercerización, la polifunción, la división de la clase, etc. También es verdad que persiste la crisis de representación del movimiento sindical, por lo cual, tiene que ser motivo de nuestra atención esa inmensa proporción de trabajadores que sufren desocupación o no están sindicalizados. De ahí, la alta valorización que debemos hacer de nuestra acción organizada en el territorio.

Para la labor en ese ámbito territorial hemos constituido el MTL, cuyo 10º aniversario estamos a punto de celebrar con orgullo, alegría y dignidad, y recordemos que se propuso su constitución no para luchar en la coyuntura sólo por planes asistenciales, sino que desde su propio nacimiento, el MTL se propuso luchar por la recuperación de la cultura del trabajo y hoy está desarrollando iniciativas trascendentes con la constitución de cooperativas de producción de carácter social y participando en importantes tareas dentro de la estructura de la CTA:


Nuestros propósitos en la construcción de la Agustín Tosco

Motivo de principal preocupación debe ser la necesidad de contar con un instrumento clasista, plural, democrático, autónonomo, con la hegemonía del sindicalismo de liberación expresado por nuestros militantes.

La Corriente “Agustín Tosco” no debe convertirse en un frente heterogéneo, debe sí, ser vanguardia en la construcción de alianzas amplias y de contenido profundo sobre la base de la unidad en la acción y la unidad programática.

Debe articular diversos niveles de acuerdos, coyunturales, electorales, de acciones de lucha, etc., siempre desde un perfil propio y no como fuerza de apoyo de cualquier otro proyecto. Tampoco subsumirse en otros ya constituídos.

Debe incorporarse a iniciativas unitarias de lucha tanto en el plano social como en el político desde sus propias postulaciones, y las alianzas o acuerdos que sepa construir pueden ir desde la mas elemental reivindicación económica hasta las mas estratégicas que tengan que ver con la construcción de poder popular y alternativa política.

Para ello, debemos actualizar su plataforma reivindicativa y de acción, tanto nacional como internacional, particularmente en momentos en que nuestros compañeros y compañeras de la Tosco, han obtenido importantes cargos de conducción en diversas instancias de la CTA.

Designar su dirección o coordinación nacional y las diferentes direcciones provinciales sobre la base de una orientación política, sindical, territorial y juvenil única, diseñada en las respectivas reuniones plenarias o congresos, la cual deberá contemplar, sobre la base de la observancia de los ejes centrales previamente establecidos, las particularidades de cada lugar.

Finalmente, vale recordar que el nombre y la sigla de la Corriente la concebimos como una reivindicación histórica de la CONAT, que fue continuidad de la Intersindical luego del fallecimiento del querido “Gringo” Tosco y que participó, bajo la conducción de nuestros camaradas y orientando a todo el arco clasista, en los debates previos en Burzaco y en la fundación del Congreso de los Trabajadores Argentinos, posteriormente convertida en Central de los Trabajadores de la Argentina (CTA) conforme a la resolución adoptada en el Congreso realizado en Buenos Aires en el Luna Park.

Todo lo expresado se basa fundamentalmente en la necesidad de unificar criterios en torno a cómo construir la línea en el movimiento obrero, teniendo en cuenta la complejidad del momento, el persistente grado de segmentación de la izquierda y el movimiento popular y el siempre latente peligro de reinstalación de una derecha aún mas perversa que la de la década del 90, al calor de la nueva ofensiva desatada por el imperialismo norteamericano en el Continente.

Nos va a exigir mucha flexibilidad en la táctica pero mucha firmeza ideológica. Amplios acuerdos y alianzas pero desde nuestra autonomía. En la lucha de clases real contamos con instrumentos políticos que tienen su norte puesto en la necesidad de construir nuevas correlaciones de fuerza para apresurar la transición hacia una sociedad poscapitalista superior, que para nosotros es el socialismo. Desde el espacio sindical también necesitamos contar con instrumentos que aporten a la marcha tras idénticos objetivos.

A veces podemos tener matices diferenciados en cuanto a la lectura del momento. Pero debemos debatir, ya que no nos asusta el intercambio fraterno de ideas, al contrario, nos tienen que servir para aclarar y encontrar los ejes fundamentales estratégicos a fin de construir las mejores herramientas y avanzar creadoramente en la línea que se apruebe.


La situación de la CTA

En la hechos reales, lamentablemente existen dos CTA, lo cual le ha hecho perder credibilidad ante los ojos de los trabajadores habida cuenta del proceso eleccionario lleno de anormalidades, lo cual condujo a diversas impugnaciones por parte de los dos sectores contendientes. Este es un dato de la realidad concreta.

Así las cosas, ambos sectores, cada cual con sus argumentos apelaron a la justicia, que en primera instancia produjo fallos contradictorios. Por esa razón ambas apelaron a la Cámara de Apelaciones (2ª instancia judicial) y seguramente según sea el fallo de ésta, el sector que se vea perjudicado apelará ante la Suprema Corte de Justicia. Vale decir un proceso largo y complicado, quizá lleve mas de un año.

Ante esa situación el Ministerio de Trabajo decretó la prolongación del mandato de la anterior Comisión Directiva que está compuesta, entre otros por Yasky como Secretario y Micheli con secretario adjunto.

Sin embargo, unilateralmente el sector de Pablo Micheli decidió convocar a elecciones complementarias en aquellos lugares donde el Tribunal Arbitral que actuó durante el proceso electoral, había determinado que se produjeron actos que vulneraban la pureza del acto comicial (cambio de urnas, padrones falsos, firmas falsificadas, etc.) vale decir, actitudes reñidas con la democracia obrera que colocaban a la Central a la altura de los métodos que siempre le criticamos a la CGT. Ello lastimó muy gravemente a la CTA y afectó el prestigio que fue ganando a través de años de lucha y organización.

Decimos unilateralmente ya que hubieron reuniones tendientes a ponerse de acuerdo sobre la fecha en que había que realizar las elecciones complementarias y al no haberse logrado consenso, cada cual se lanzó por su lado a formalizar los comicios. La Lista 1 de Micheli lo hizo en diciembre pasado y, según dijeron, sin que nadie haya fiscalizado nada, que habían ganado y en consecuencia asumieron como dirección argumentando la legitimidad del acto. Por su parte la Lista 10 de Yasky previendo que sin la fiscalización de la otra lista se produciría otro acto comicial con resultados seguramente contrarios, resolvió continuar como Dirección en virtud de la prolongación de los mandatos resueltos por la autoridad de aplicación, es decir, el Ministerio de Trabajo y esperar la resolución definitiva por parte de la Justicia. Por lo expuesto, en los hechos aparecen 2 CTA funcionando, la opinión pública así lo considera bombardeada por una descomunal operación mediática de Clarín y La Nación que promueven la fractura, los trabajadores nos sentimos perjudicados y debemos reconocer que en esta situación, hemos perdido todos los militantes independientemente de cual sea el sector de preferencia.

Desde el punto de vista legal, es un proceso no terminado hasta tanto dictamine la Justicia. Por esa razón el llamado Congreso de la CTA de Mar del Plata respondió a la convocatoria de un segmento divisionista que se asume como Dirección legítima por voluntad propia y con ello vulnera derechos que son patrimonio de todos.

En esta lamentable situación surge con meridiana claridad la justeza de las medidas que en su momento propusimos los integrantes de la CONAT, en el sentido que debían modificarse los estatutos para implantar un sistema de representación proporcional de modo que todos estuvieran comprometidos dentro de una sola conducción.


Nuestra participación en la lista 10 y nuestra posición en la CTA

Diferencias políticas vinculadas a la realidad nacional, a la situación de los trabajadores y al rol que debe cumplir la CTA. en la actual coyuntura histórica, llevaron a la no concreción de una lista de unidad y por consiguiente a la confrontación electoral.

No fueron nuestros deseos y tampoco dependió de nuestra voluntad. Lo real es que estuvimos frente a un proceso que debía permitir, sin fracturar ni debilitar a la Central, que los trabajadores afiliados determinaran si la CTA debía servir a un proyecto político que representa a una nueva parcialidad, pretendidamente de oposición sistemática al gobierno sin denunciar a los verdaderos y tradicionales enemigos de la Nación Argentina y el pueblo, o si debían dirigir los destinos de nuestra Organización los que, como nosotros, defendemos sin concesiones la propuesta de que el rol de la CTA debe estar orientado, desde una verdadera autonomía -que no es neutralidad- a aportar a la unidad del campo popular reconociendo los avances logrados hasta la fecha y su disposición inclaudicable de avanzar en la lucha por nuevas conquistas defendiendo consecuentemente los derechos de la clase trabajadora.

Partíamos de la profunda convicción de que sólo la acción que nos permitiera acumular poder popular iba a vigorizar la exigencia de radicalización de los proyectos gubernamentales y la construcción de una verdadera alternativa popular en marcha a una genuina liberación nacional y social, integrados a un proceso de unidad latinoamericana-

Estos postulados se plasmaron en la LISTA Nº 10 que participó en las elecciones del 23 de setiembre 2010. Fue una lista amplia, unitaria y representativa. Desde nuestra Corriente, la “CONAT”, en alianza con la Agrupación “GERMAN ABDALA –Corriente Nacional de los Trabajadores” forjamos las coincidencias programáticas que hicieron posible esta unidad sin que nadie renunciara a su propia identidad. Entendíamos que ambas corrientes reconocían un origen histórico común: nos sentíamos herederos de las luchas y de las concepciones político-ideológicas que dieron nacimiento a la clase obrera argentina: comunistas, socialistas, anarquistas, peronistas que expresan el nacionalismo popular e independientes..

El compromiso de la Lista 10 fue en primer lugar con los trabajadores, con sus reclamos, con las causas populares, con la defensa de la soberanía y la lucha por recuperar las riquezas naturales entregadas y el patrimonio nacional desguazado.

Un interés de clase nos obligaba a luchar por la unidad mientras la coyuntura nos ponía en confrontación. Había una diferente lectura de la realidad política y social nacional y en consecuencia, proyectos políticos no similares. Dijimos que nuestros ocasionales adversarios no eran ni enemigos, ni traidores. Afirmamos que la lucha de clases real, que es objetiva, nos iba a colocar en la misma trinchera. Pero, con la misma lealtad, nos permitimos señalar que a algunos compañeros, la compulsa electoral los predisponía a la descalificación de quienes no pensaban como ellos, o a subestimar a los trabajadores que desempeñaban su labor en cooperativas señalándolos como objetos clientelares de los planes de gobierno o desconocer los avances conseguidos desde la crisis del 2001-2002, producto de la propia lucha popular, por temor a ser tildados de “oficialistas”. La falta de una línea argumental seria, les impidió advertir que si se avanzó, si se obtuvo satisfacción a importantes reclamos, la fuerza organizada de los trabajadores fue capaz de obtener triunfos y por lo tanto, en aptitud para continuar en el reclamo de radicalización de proyectos que aseguren, por medio de una justa distribución de la riqueza, HAMBRE CERO Y DESOCUPACION CERO.

Estas son algunas de las principales razones que dieron sustento a nuestra posición de apoyo e integración a la LISTA 10 “CTA DE LOS TRABAJADORES”


Los nuevos fenómenos que sacuden al escenario socio-político

El triunfo del Frente para la Victoria en Catamarca, el caudal de votos que recibiera en Chubut y que pusieron a las pretensiones de Das Neves fuera de la carrera presidencial, el papelón que significó la interna del Peronismo Federal erosionando las figuras de Duhalde y Rodríguez Saa, el abandono de la pretensión a confrontar en las elecciones presidenciales que involucran a Cobos, Sanz, Macri y Pino Solanas, se ubican dentro de los fenómenos que marcan un paulatino pero decidido cambio en el escenario político y social que se vive en Argentina.

Del análisis de estos acontecimientos, junto a otros que cotidianamente se producen, como ser el avance de la aceptación social de la Presidenta y el crecimiento de su poder de convocatoria prescindiendo en cierto modo de la estructura del PJ, va generando un debate acerca de si se trata solo de una circunstancia coyuntural o si estamos en presencia de un verdadero cambio cultural.

Los actos conmemorativos del Bicentenario y la revisión histórica que durante los mismos se realizaron, mostraron evidentemente un cambio de raíz en la lectura que tradicionalmente hizo el peronismo acerca de determinados episodios del pasado. En igual medida fue golpeada rudamente la “historia oficial” pergeñada por los escribas del liberalismo.

Posteriormente, con motivo del desgraciado acontecimiento producido por la muerte de Néstor Kirchner, el vuelco a la calle producido por grandes masas de nuestro pueblo, al margen de estructuras tradicionales tanto sociales, sindicales o políticas, mostró un sentimiento de dolor estrechamente vinculado a la adhesión que despertó en grandes segmentos populares la acción política que se viene ejecutando desde el 2003, cuyos valores esenciales se tradujeron en importantes conquistas que permitieron superar la aguda crisis a la que nos condujo el neoliberalismo.

En igual medida, la labor encarada por el kirchnerismo frente al ALCA, Unasur, Banco del Sur, y otras en armonía con los reclamos populares decididamente antiimperialistas y de integración real con los pueblos latinoamericanos empeñados en combatir a idénticos enemigos, va negando una tradición de “relaciones carnales” con el imperio, política ésta, justo es decirlo, que no fue únicamente del menemismo sino de los diferentes partidos, civiles o militares que se sucedieron en el ejercicio del gobierno.

En las secuencias que van conformando este escenario hay que destacar sobremanera la irrupción de nuevas generaciones que se entusiasman con la política y su vinculación con la lucha social, volviendo a concebirla como la herramienta fundamental para producir los cambios que requieren nuestro pueblo y la Nación a fin de proseguir por una ruta que nos acerque a la verdadera liberación..

Otros acontecimientos van pegándole duro al PJ histórico, cuyos tradicionales dirigentes tanto políticos como sociales y sindicales, en gran parte, estuvieron y están siempre dispuestos a favorecer los designios de la derecha, utilizando para ello los servicios de punteros, “barras bravas”, bandas provocadoras de carácter delincuencial, policías corruptos partidarios del “gatillo fácil”, patotas sindicales, extorsiones en el manejo de planes sociales y así sucesivamente.

Pero lo realmente nuevo es que esos golpes están proviniendo de fuerzas que abrevan en el peronismo y que ahora promueven al kirchnerismo o al llamado “cristinismo”, particularmente una amplia gama de jóvenes, que van conformando un peronismo que podríamos catalogar como progresista dispuesto a construir frentes políticos con capacidad no solo de enfrentar el intento de restauración conservadora, sino también de profundizar medidas que permitan avanzar por un camino de liberación nacional y de integración latinoamericana.

Los recientes actos públicos que se realizaron con participación presidencial, en general no son producto de la iniciativa pejotista, sino de la labor de jóvenes y adultos kirchneristas y de un amplio espectro antiderechista, el estímulo que recibe de importantes segmentos adscriptos al gobierno,.-no del PJ- la candidatura de Martín Sabbatella, referente del Nuevo Encuentro, el repudio que recibió de esos mismos sectores tanto Pedraza de la Unión Ferroviaria como Zanola de Bancarios, tradicionales “peronistas”, como así también la bronca que generó la libertad de un traficante del trabajo rural esclavo como es el “Momo” Venegas, otro nefasto personaje devenido en “peronista federal”, están indicando que lo nuevo que sucede no es producto de algo circunstancial sino que se trastoca toda una cultura instalada desde el siglo pasado en la sociedad argentina. No es una cuestión acabada, es un proceso y acá remarcamos tan sólo algunos aspectos.

Sin lugar a dudas todos estos movimientos y concepciones pondrán en jaque a la política tradicional, a los llamados partidos que tuvieron un origen popular y que hoy están sacudidos por una profunda crisis de representación, y por supuesto, ahondará la crisis en el movimiento sindical, cuya estructuración corporativa, vertical, no participativa y sin independencia, sirvió para promover la ideología de la conciliación de clases practicada desde el mismo momento de su instalación en Argentina.

De la comprensión cabal de esta época, a tono con los acontecimientos que se producen en medio de la crisis global capitalista, los militantes de la CONAT deberemos intensificar la actividad que nos permita, en primer lugar, crecer como fuerza independiente unida y organizada y desde allí contribuir, a través de una eficaz política de alianzas, a construir una alternativa para enfrentar la coyuntura y afirmarnos en el camino de construcción estratégica de poder popular y revolucionario.


El acto del 1° de Mayo en el Luna Park: clasista, combativo, unitario y latinoamericanista

El acto realizado en el Luna con motivo del 1º de Mayo de 2011 es un momento de inflexión en la historia de más de seis décadas. Es una vuelta de página mostrando el verdadero contenido de clase internacionalista, de lucha y solidario que reviste el Día Internacional de los Trabajadores y con ello, el rol de los luchadores provenientes de diversas corrientes, anarquistas, socialistas, comunistas, peronistas pertenecientes al pensamiento nacional y popular e independientes, quienes escribieron la historia combativa del proletariado entregando sus mejores esfuerzos y hasta sus propias vidas en pos de mejorar las condiciones de vida de las masas laboriosas a la par de combatir al capitalismo expoliador de pueblos y promotor de guerras de dominación.

Fue el primer 1º de Mayo de carácter nacional convocado por la CTA desde su propia fundación. Pero además de darle un perfil latinoamericanista distinguiendo a los Presidentes de naciones hermanas que son principales sujetos en la actual lucha liberadora y antiimperialista, hizo un merecido reconocimiento a diversos luchadores fundadores de la Central, a militantes asesinados –como Felipe Vallese, Isauro Arancibia, Carlos Fuentealba y Mariano Ferreyra-, al ex-presidente Néstor Kirchner y a hijos y nietos de desaparecidos.

Para nosotros, que pertenecemos a una de las corrientes de pensamiento fundadora del movimiento obrero argentino, el marxismo, es motivo de legítimo orgullo que hayan sido distinguidos compañeros que militaron en las filas del clasismo revolucionario como José Miguel Zárate y Roberto Mandrik y en particular, la compañera Fanny Edelman con motivo de sus 100 años de vida ejemplar y con sobrados méritos por su lucha y militancia solidaria, internacionalista y revolucionaria.

Proponemos que en el próximo Congreso de la CONAT, la compañera Fanny, junto a otros destacados militantes, reciba también nuestra propia distinción.

En resumen, el acto se inscribió dentro de las principales páginas de la historia del movimiento obrero, social y político, a tono con las demandas actuales de los trabajadores y el pueblo argentino. Fue un evento unitario, llamando a la unidad de acción junto con la CGT, sin que esto presuponga renunciar a la lucha por el reconocimiento de la CTA. Hubo una alta valoración de todo logrado en el período del actual gobierno kirchnerista proponiendo continuar en el camino de exigir con autonomía, la concreción de todo lo que falta a fin de hacer realidad una verdadera y efectiva distribución de la riqueza, es decir, hambre cero y desocupación cero.


Un compromiso: Avanzar a escalones superiores

Como lo afirma la propia Central, estamos transitando una etapa de cambios la cual, está plagada de contradicciones y contrastes. Hay un rumbo que se debe seguir defendiendo, porque en los trazos gruesos el Gobierno avanza en el sentido que los sectores populares reclamamos, criterio éste que nuestro Movimiento comparte. Pero, para garantizar que este rumbo no se pierda y por el contrario, profundice las medidas que combatan la desigualdad social que aún persiste, hay que avanzar hacia escalones superiores. Para ello, necesitamos una fuerte organización que dispute y vaya por más, que defienda lo conquistado pero también que pueda interpelar a la sociedad planteando las cuestiones pendientes. Como dice la Central: “la CTA debe mostrar asumiéndose claramente como una expresión de la clase trabajadora decidida a darle a la autonomía una dimensión que no la esterilice ni la convierta en un testigo neutral de la disputa de clases, que en este tiempo y lugar concreto pasa por fortalecer los procesos populares y la integración que nos haga más fuertes a las naciones latinoamericanas en la defensa de nuestro derecho a la autodeterminación”.

La CTA debe aportar a la forja de una verdadera alternativa político-social sustentada por el poder popular capaz de enfrentar y derrotar a los verdaderos enemigos, los monopolios capitalistas de la ciudad y del campo y sus servidores, la derecha, sus aliados seudo-progresistas, y los grandes grupos concentrados de la desinformación.

La CONAT se inscribe en esa acción y para ello resulta imprescindible, en primer lugar, luchar por su propio fortalecimiento .Para debatir estos y todos los temas que resulten necesarios para ayudar a vigorizar la fuerza y asegurar su crecimiento en calidad y cantidad, abrimos un proceso en todas las instancias, provinciales, regionales, distritales, etc. que permitan desembocar en un Congreso Nacional, que haga balance de la actividad desarrollada en este último período y fije nuevas metas y objetivos, de carácter nacional e internacional, habida cuenta de la pertenencia de nuestro Movimiento a la Federación Sindical Mundial (FSM) y al Encuentro Sindical “Nuestra América” (ESNA).

Como decía nuestro querido y siempre recordado AGUSTIN TOSCO: “El sindicalismo no es solo un medio de reivindicación económico – social  de la clase obrera, sino que debe constituir una palanca política principal, en coincidencia con los demás sectores populares, para la liberación nacional y social argentina”


                              MESA NACIONAL DE COORDINACION DE LA CONAT

                              Bs.As. 14/5/2011








 

Publicada el 13/05/2011
Imprimir Recomendar
Federación Sindical Mundial, América
ALBA - Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América
Encuentro Sindical Nuestra América
Portal realizado con herramientas de Software Libre bajo licencia GPL