Urge recuperar para nuestro país la explotación minera - Noticias

Feed RSS de la categoría

Según surge de análisis, debates e informes de centros especializados en el tema, la Argentina posee la tercera reserva mundial de litio, después de Bolivia y Chile, pero al menos hasta ahora, ha elegido un modelo de explotación totalmente privado y extranjero

.

 

La norteamericana FMC hace tiempo que produce litio en el Salar del Hombre Muerto en Catamarca. La australiana Oro-Cobre avanza con proyecto propio para extraer y producir en el Salar de Olaroz, en Jujuy, que será financiado por una subsidiaria de la japonesa Toyota a cambio de un 25% del negocio, que demandará una inversión 120 millones dólares y al año estará procesando 15.00 toneladas de litio y 36.000 toneladas de fertilizante de potasio, según lo informó a la Agencia Bloomberg, James Calaway, Presidente de la Compañía Oro-Cobre

Según la Cámara Minera de San Juan, “las empresas mineras en la Argentina han identificado más de 10.000 millones de toneladas de recursos geológicos en 42 proyectos activos, que contienen 52.000 millones de libras de cobre, 79 millones de onzas de oro y 1700 millones de onzas de plata”.

Hay un nuevo boom de la explotación minera llamado “tierras raras” que es un grupo de 17 metales necesarios para productos industriales que van desde las turbinas de viento a los iPhones (tienen nombres como lantano, lutecio, escandio e itrio). Esto está provocando en el mundo una nueva fiebre exploratoria y nuestro país no es la excepción. La empresa canadiense Artha Risources anunció el descubrimiento de “tierras raras” en Cachi, Salta, en un espacio de 55.000 Ha. y otra canadiense, la Wealth Minerals anunció que llegó a un acuerdo para adquirir un extenso depósito de uranio y tierras raras en Rodeo de los Molles,  San Luis.

En nuestro país, conforme la Reforma Constitucional de 1994, las Provincias son las propietarias de los recursos (no el Estado Nacional) y según reza la Ley de Inversiones Mineras (1994) sólo reciben un máximo del 3% en regalías.

Esa propiedad, que vulnera la soberanía nacional sobre las reservas naturales, las cuales  deberían ser propiedad inalienable e imprescriptible del Estado Argentino (tal como lo establecía la Constitución de 1949) son motivo de negocios que comprometen a diversos gobernadores de distinto signo partidario –tanto PJ como UCR-, facilitan el lobby empresario multinacional en un juego de presiones y coimas y en suma no tienen en cuenta ni la defensa del patrimonio, ni de la biodiversidad, ni la salud de los habitantes, ni la seguridad de los que trabajan en las minas y mucho menos los derechos de los pueblos originarios. Hasta tal punto llega la ambición de algunos mandatarios provinciales, el de San Juan por ejemplo, que no sólo ha hecho campaña en contra de la Ley de Preservación de Glaciares y zonas aledañas, sino que ahora ha apelado a la Justicia para que impida o trabe mediante ardides jurídicos, la aplicación de la mencionada Ley.

En el año 2007, el Gobierno nacional introdujo retenciones que van del 5 al 10% para las exportaciones mineras. Hasta entonces, según se dijo en el Congreso “Argentina Mining” de reciente realización, la minería pagaba menos que las exportaciones de dulce de leche. Además, la legislación minera otorga 30 años de estabilidad fiscal a los proyectos y un régimen impositivo que facilita la amortización acelerada, deducción del 100% de los gastos de exploración e importación liberada de aranceles.

La permisividad de que gozan las empresas en lo referido a la obligatoriedad de adoptar  medidas mínimas de seguridad para garantizar el cuidado de la salud y la vida de los mineros, es ya una cuestión de extraordinaria gravedad. En el mundo ocurren acontecimientos que sensibilizan. Por ejemplo, según informa Juan Carlos Somavía, Director de la OIT, la minería ocupa menos del 1% de la fuerza laboral mundial y sin embargo es responsable del 8% de los accidentes laborales que se producen.

En Chile, a un mes del salvataje de los 33 mineros atrapados a 700 metros de profundidad, acaban de morir otros dos trabajadores en la misma región de Copiapó. En nuestro país, cuando aún la explotación minera no estaba tan desarrollada, tuvimos 14 muertos en Río Turbio y el  señor Caselli que era su propietario no solamente está en libertad sino que es dueño de empresas de transporte luego que le sacaran la explotación de la línea Roca de ferrocarriles. Volviendo al caso chileno, es digno recordar que el salvataje de los mineros atrapados estuvo en manos del Estado Nacional, lo cual evidencia no tan solo la irresponsabilidad e incapacidad de la empresa privada para encarar tan difícil y humano emprendimiento, sino que únicamente la organización estatal ofrece garantías de este tipo para salvaguardar la vida y la seguridad.

Vale la pena interpelarnos ¿Está en capacidad el Estado Argentino para hacerse cargo de toda la exploración y explotación minera, defendiendo nuestro patrimonio, preservando el medio ambiente, los derechos de los verdaderos dueños originarios de las tierras y la seguridad que demanda la extracción?

Probablemente mirando  el ejemplo de Bolivia actual podamos acercarnos a una respuesta. Hace 15 días el Presidente Evo Morales anunció el modelo que seguirá su país para explotar los depósitos de litio en el Salar de Uyuni que contienen el 70% de las reservas mundiales conocidas de ese mineral clave para la generación de energía en el presente siglo. El Estado invertirá 900 millones de dólares en cuatro años para producir carbonato de litio que cotiza a 6.000 dólares la tonelada y el plan  incluye la construcción de plantas de manufactura con disposición del Estado para  asociarse al capital extranjero tan sólo para la transferencia de tecnología. Por eso rechazó a empresas surcoreanas, japonesas, la francesa Bolloré y la china Citic Guoam, quienes estaban dispuestas a participar del negocio del litio.

Evo Morales privilegió al Estado y afirmó: “estamos preparados para invertir el cien por ciento y sólo, quiero que me escuchen bien, sólo necesitamos socios para la tecnología de punta internacional” Algunos se apresuraron a calificar al proyecto de aventurado, pero existe una realidad incontrastable: la economía boliviana ha experimentado grandes éxitos en los últimos años porque en lo fundamental ha estado sustentada en la nacionalización de los recursos naturales.  Antes, las multinacionales se llevaban el 80% y dejaban al Estado el restante 20%, ahora sucede exactamente al revés.

Siguiendo ese rumbo en nuestra Patria seguro que estaremos en condiciones de profundizar un modelo de cambio verdadero y a la vez se seguirá  afianzando un proceso de real integración latinoamericana, antiimperialista y de liberación, en marcha al Socialismo en el Siglo XXI.

 

Mario Alderete

Publicada el 12/11/2010
Imprimir Recomendar
Federación Sindical Mundial, América
ALBA - Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América
Encuentro Sindical Nuestra América
Portal realizado con herramientas de Software Libre bajo licencia GPL