El paro del día 20/11 mas que a los trabajadores interesa a los dirigentes - Noticias

Feed RSS de la categoría

(Mesa  de coordinación de la corriente nacional Agustín Tosco)

Momentos singulares se viven en nuestro país. Los que hasta ayer fueron beneficiados por las políticas oficiales y otros de la derecha y centro-derecha, impotentes para  gestar una alternativa,  ahora se posicionan como pretendidos líderes de la lucha popular e intérpretes del reclamo de los trabajadores

Un ejemplo: Moyano inspirado ejecutor del clásico principio vandorista de presionar para negociar; el “Momo” Venegas, y Luis Barrionuevo fervientes admiradores  de personajes como Duhalde e integrantes del tradicional y desgastado aparato manejado por la derecha pejotista; Eduardo Buzzi colaborador de la oligarquía terrateniente  depredadora, miembro de la Mesa de Enlace y partidario de la derogación de la 125; dirigentes y legisladores de cepa radical y otros de raíz conservadora (independientemente del nombre que hoy  hayan adoptado para sus respectivos partidos, caso Pro, Coalición  Cívica, etc.) unen sus voces levantando consignas que son justas y que no han sido  atendidas a tiempo por el gobierno, pero con el objetivo de acumular fuerzas para futuras elecciones sobre la base de esmerilar el poder de la Presidenta que votó el pueblo en forma mayoritaria, dividir al campo popular y favorecer con ello la labor de quienes manejan el verdadero poder:  el gran capital  altamente concentrado  y el aparato militar-financiero del imperialismo norteamericano.

Quizá haga mas confuso el panorama el hecho de que algunas fuerzas provenientes del arco de izquierda se sumen a esta maniobra que, al margen de los justos reclamos, son adoptadas sin ningún tipo de consulta a las bases. Por el  contrario, es la resultante de un acuerdo cupular entre dirigentes cegetistas formados en la cultura del “arreglo por arriba” y otros, como el caso de quienes se presentan como dirigentes de una CTA fraguada, cuya participación no va mas allá que la de servir de bastón a las pretensiones hegemónicas de la derecha sindical y política peronista.

 

Nuestra tradicional posición nos ha llevado siempre a apoyar las auténticas acciones direccionadas a incrementar conquistas, afianzar derechos, desplegar la solidaridad entre los trabajadores y el campo popular, etc. independientemente de quien las dirija. Estamos a favor de la lucha por profundizar medidas que tengan un carácter anti-neoliberal, que ataquen las estructuras cuya supervivencia  permite la desigualdad y que decididamente contribuyan a mejorar las condiciones de vida de nuestros trabajadores. Para eso necesitamos la unidad de la clase laboriosa, junto a otros sectores sociales provenientes de la pequeña y mediana industria y comercio, estudiantes, movimientos sociales, artistas e intelectuales conformando un sujeto político frentista apto para enfrentar a los poderosos y verdaderos enemigos que medran con la desigualdad social, que se enojan por el avance del Estado sobre la economía, que patalean por la aplicación de la Ley de Medios, que añoran la represión social indiscriminada, que sueñan con la devaluación de la moneda para envilecer más los salarios,  que anhelan bajar los gastos para frenar la obra pública, que pretenden bajar el consumo para frenar la inflación y así de seguido.

 

Consideramos que  los propósitos que dan pie a este remanido paro no se conjugan con aquellos relevantes fines ni tampoco se proponen la elevación del nivel  de   subjetividad y de organización de los trabajadores. Tampoco el de debatir en las empresas el significado de la jornada. Al contrario, el afán está puesto en cortar vías de acceso y tránsito en las ciudades a fin de crear estados de confusión, de broncas contenidas, de conmoción que luego serán amplificadas por el monopolio informativo con la pretensión de hacer creer que nuestro querido país está sumido en “el caos social”. Desestabilización, que le llaman.

 

Que lejos está este luchismo de aquellos verdaderos piquetes que formaban los trabajadores a fin de evitar que los crumiros o rompehuelgas pusieran en funcionamiento los centros de producción tratando de quitar eficacia a las medidas combativas adoptadas en las asambleas de base.

 

Por todo lo expresado, manifestamos nuestra disconformidad con estas medidas pretendidamente reivindicativas. Pero simultáneamente, no ignoramos que si los reclamos que se levantan son justos, se debe a que el gobierno vacila en adoptar las medidas que vayan en dirección favorable  a los asalariados,  quitándole  base de sustentación a las actuales exigencias. Se puede y se debe incrementar el mínimo no imponible cuyo atraso permite que más de 2,5 millones de trabajadores paguen impuesto a las ganancias. Se puede y se debe universalizar las asignaciones familiares, hoy perjudicadas por una escala injusta que viene de la época de la famosa tablita de Machinea. Y en ese camino, avanzar en satisfacer otras demandas como las que atañen a los sueldos de los que menos ganan, a los jubilados, a los beneficiarios de  la AUH, actualizando su monto y así sucesivamente.

 

Pero la materialización de estas justas reivindicaciones no será producto solo de la voluntad del gobierno, sino el resultado de la unidad y la movilización de todo el campo popular, generando iniciativas al estilo de “Unidos y Organizados”, por ejemplo, donde confluyan fuerzas de diversos orígenes que sin perder su identidad, forjen un programa común de avance en un derrotero nacional, popular y antimperialista.

 

Al logro de tal alternativa debemos esforzarnos todos los que nos afirmamos en el convencimiento acerca de la posibilidad y la necesidad de hacer realidad la segunda independencia de la patria grande latinoamericana.

 

 

Publicada el 19/11/2012
Imprimir Recomendar
Federación Sindical Mundial, América
ALBA - Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América
Encuentro Sindical Nuestra América
Portal realizado con herramientas de Software Libre bajo licencia GPL